Saltar al contenido

Calculadora

Atrás quedaron las sumas con peras y manzanas que hacíamos en la escuela. Cuando somos adultos es necesario tener una calculadora a la mano que nos ayude tanto en el trabajo como a manera personal. Siempre necesitamos calcular cantidad de días, gastos, costo por día, etc.
¿Qué es una calculadora?
Es un aparato diseñado para realizar cálculos matemáticos, estos pueden ser alimentados por energía solar, batería o electricidad. Pueden ayudar sólo a calcular o también a registrar los importes ingresados siendo ideal para lo que trabajan constantemente con dinero.
Tipos de calculadoras
De oficina o escritorio
Son sencillos para cálculos simples, pero que pueden ser utilizados en cualquier área de una empresa que maneje dinero físico o virtual
Con impresora
Tienen la misma tecnología de que una calculadora de escritorio, pero permite registrar los importes en un rollo de papel térmico. Ideal para hacer arqueos de caja o cuando se necesite tener un registro de lo gastado.
Euro calculadoras
Estos permite hacer cálculos y convertir los importes en euros. Recomendado para presupuestos o compras.
Con energía solar
Cumplen con las mismas funciones de cálculo, pero siendo amigable con el medio ambiente y recargándose fácilmente.
¿Por qué usar una calculadora?
De niños nos enseñaron matemáticas básicas, las cuales podemos usarlas cuando tenemos que hacer cálculos con unas cuantas cifras, pero cuando hablamos de un listado que lo necesitamos rápido, la calculadora será nuestra mejor amiga.

El ritmo de vida y trabajo tampoco permite dedicar tanto tiempo a las sumas o multiplicaciones de diferentes cifras, pero las podemos registrar de acuerdo al modelo que nos animemos adquirir.